A Smart + Strong Site
Subscribe to:
E-newsletters
POZ magazine
JOIN AIDSMEDS YouTube
Lecciones del VIH y del SIDA Aftas ulcerosas (llagas ulcerosas)

email

¿Qué son?

Las aftas son llagas ulcerosas. Estas úlceras pequeñas, redondas u ovales, se pueden desarrollar en las membranas mucosas de la boca o de los genitales. Generalmente, se forman en el tejido blando de color rojo-rosáceo que no está adherido directamente al hueso, dentro de la boca. Por ejemplo, se pueden formar en los labios, la parte interna de las mejillas y debajo de la lengua. No es común que aparezcan en el paladar duro (techo de la boca) o en las encías.

Si bien las aftas no ponen en riesgo la vida, pueden ser muy dolorosas. El dolor puede durar hasta 10 días y las úlceras se curan dentro de un período de una a tres semanas. Las úlceras grandes que miden más de 1 centímetro, pueden tardar más tiempo en curarse.

Las aftas no son una enfermedad relacionada al SIDA. En otras palabras, si eres VIH positivo y tienes aftas, esto no significa que tengas SIDA. Sin embargo, en las personas VIH positivas, las aftas son más comunes y reaparecen con mayor frecuencia. Las aftas ulcerosas también están presentes cuando existen otras condiciones médicas, incluyendo la enfermedad de Crohn y la enfermedad inflamatoria del colon (IBD, siglas en inglés).

Aunque las aftas son muy comunes entre las personas VIH positivas y negativas, todavía no está claro por qué ocurren. Probablemente, la hiperactividad del sistema inmunológico tenga algo que ver en el desarrollo, pero no se sabe cómo ocurren.

Las personas con antecedentes familiares de aftas ulcerosas tienen más probabilidades de desarrollarlas. El estrés emocional y la falta de descanso también pueden causar aftas ulcerosas. Éstas también pueden ocurrir si te muerdes la parte interna de la mejilla. Las personas con problemas nutricionales, como la deficiencia de vitamina B, hierro y ácido fólico, tienen más posibilidades de desarrollar aftas. Algunas mujeres han observado la aparición de estas lesiones en ciertos momentos del ciclo menstrual. Las aftas ulcerosas también son un efecto secundario del medicamento anti-VIH Hivid (ddC).

¿Cuáles son los síntomas y cómo se diagnostican?

Las aftas ulcerosas generalmente comienzan como una sensación de ardor u "hormigueo". Por lo general, aparece un área roja o una protuberancia, que se convertirá en una úlcera abierta. Generalmente, las úlceras son pequeñas, de menos de 1 centímetro de diámetro; pero también pueden aparecer úlceras más grandes. Puede aparecer una úlcera única o un grupo de úlceras en un mismo lugar. A continuación puedes observar una foto:

Generalmente, las aftas ulcerosas son dolorosas y pueden dificultar la masticación de alimentos o la ingestión de líquidos.

Una vez que la úlcera comienza a sanar, se forma una membrana blanco-grisácea sobre la lesión. Las úlceras grandes pueden dejar cicatrices.

El diagnóstico de las aftas es difícil ya que se asemejan a infecciones virales que causan lesiones similares, como las del virus herpes simple (VHS). Sin embargo, las aftas ulcerosas no siempre responden a las terapias que se usan para el VHS, por lo tanto es posible que no se pueda hacer un diagnóstico correcto hasta que se hayan descartado infecciones virales como la del VHS.

Generalmente, no es necesario hacer una biopsia de las úlceras. Sin embargo, si éstas son grandes, una biopsia puede ayudar a descartar problemas más graves, como por ejemplo el cáncer.

¿Cómo se tratan las aftas ulcerosas?

Las cremas y geles con corticosteroides son el tratamiento más común para las aftas ulcerosas. Estos tratamientos tópicos en los sitios donde se desarrollan las úlceras, calman la actividad del sistema inmunológico local, el cual se considera responsable de las mismas. Los corticosteroides tópicos más efectivos son betamethasone (Alphatrex, Diprolene, Maxivate), fluocinonide (Lidex), fluocinolone (Synalar, Fluonid), clobetasol (Temovate), hydrocortisone (Cortaid, Westcort) y triamcinolone (Aristocort, Flutex, Kenalog). Estos tratamientos tópicos se deben usar con cuidado, ya que muchos de ellos (con excepción de hydrocortisone y triamcinolone) pueden afectar las glándulas adrenales (ubicadas en la parte superior de los riñones) y causar disminución en la producción de una hormona importante, la adrenalina. El uso prolongado de estos tratamientos también puede aumentar el riesgo de adquirir ciertas infecciones orales, como la candidiasis.

La aftas ulcerosas grandes, o aquellas que no responden a los corticosteroides tópicos, a menudo se tratan con una forma más potente de corticosteroides disponible en pastillas, como la prednisona.

Thalidomide (Thalomid) ha mostrado ser eficaz para el tratamiento de las aftas ulcerosas. Sin embargo, en los Estados Unidos solamente está aprobada para el tratamiento de la lepra. Si bien es posible conseguir una receta de thalidomide para tratar las aftas, las mujeres embarazadas no deben usar este medicamento. Thalidomide puede causar graves defectos congénitos al bebé.

¿Se pueden prevenir las aftas ulcerosas?

Debido a que no está claro quién corre mayor riesgo de contraerlas, son muy difíciles de prevenir. Pueden aparecer en las personas VIH positivas con el sistema inmunológico debilitado o sano, así que no está claro si la terapia con medicamentos anti-VIH ayuda a disminuir el riesgo (o mejorar el tratamiento) de las aftas ulcerosas.

La terapia prolongada con corticosteroides podría ser necesaria para aquellos que experimentan recurrencias frecuentes.

¿Hay algún tratamiento en desarrollo para las aftas ulcerosas?

Si estás interesado en participar en algún estudio clínico que esté investigando nuevas terapias para el tratamiento o prevención de las aftas ulcerosas, existe una página interactiva dirigida para averiguar acerca de los estudios clínicos es AIDSinfo.nih.gov, un sitio dirigido por los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos (National Institutes of Health). Tienen "especialistas en información sobre la salud," con los que te puedes comunicar llamando al número gratuito 1-800-HIV-0440 (1-800-448-0440).

Anterior

email


Última revisión: 3/5/2004

El contenido de esta lección fue escrito por el fundador y los escritores de AIDSmeds.com, y revisado por nuestro editor médico, el Dr. Howard Grossman. Podrás encontrar una biografía de nuestro equipo de escritores en la página "About Us."

Enlaces
Prevención del VIH
Recien Diagnosticados
¿Recién te enteraste?
Directorio De Servicios
Blog
Foros
Lecciones
Índice de lecciones
Colapsar todo

[ about AIDSmeds | AIDSmeds advisory board | our staff | advertising policy | advertise/contact us]
© 2014 Smart + Strong. All Rights Reserved. Terms of use and Your privacy.
Smart + Strong® is a registered trademark of CDM Publishing, LLC.