Definiciones relacionadas con el análisis del recuento sanguíneo completo

 


White Blood Cells (WBC) – Glóbulos blancos

El sistema inmunológico fabrica glóbulos blancos (también llamados leucocitos en algunos libros de medicina), para que ayuden a defender al cuerpo de las infecciones. Se forman en la médula ósea e ingresan a la sangre o bien migran hasta alcanzar órganos clave, como el bazo, los ganglios linfáticos o el intestino. Existen muchos tipos diferentes de glóbulos blancos (ver "diferencial" más abajo). Es probable que un recuento de glóbulos blancos alto indique que hay una infección en algún lugar del cuerpo, mientras que un número bajo podría indicar que una infección o una enfermedad (como el VIH o el cáncer) disminuyó la capacidad de la médula ósea para producir nuevos glóbulos blancos.

 


Red Blood Cells (RBC) – Glóbulos rojos

Los glóbulos rojos, a veces también llamados eritrocitos, son los responsables de la distribución del oxígeno en todo el cuerpo. Un mililitro de sangre contiene una enorme cantidad de estos glóbulos (de 3,6 a 6,1 millones). Un número bajo de glóbulos rojos puede indicar anemia, lo que puede conducir a un estado de fatiga. Algunos medicamentos anti VIH, al igual que algunas infecciones relacionadas con el SIDA y algunos tipos de cáncer, pueden provocar anemia.

 

 


Hemoglobin (HGB) – Hemoglobina

Tanto la hemoglobina como el hematocrito pueden ayudar a que tú y tu doctor aprendan algo más sobre tus glóbulos rojos. La hemoglobina es una proteína usada por los glóbulos rojos para distribuir oxígeno a otros tejidos y a las células del cuerpo. El hematocrito indica la cantidad de sangre que está ocupada por los glóbulos rojos. Es como la leche chocolatada: ¿cuánto tiene de chocolate y cuánto de leche? En los hombres, el hematocrito debe estar entre un 40% y un 52%; en las mujeres, debe estar entre un 35% y un 46%. Un nivel de hemoglobina o un porcentaje de hematocrito bajos son claros indicadores de que la persona está anémica.

 


Hematocrit (HCT) – Hematocrito

Tanto la hemoglobina como el hematocrito pueden ayudar a que tú y tu doctor aprendan algo más sobre tus glóbulos rojos. La hemoglobina es una proteína usada por los glóbulos rojos para distribuir oxígeno a otros tejidos y a las células del cuerpo. El hematocrito indica la cantidad de sangre que está ocupada por los glóbulos rojos. Es como la leche chocolatada: ¿cuánto tiene de chocolate y cuánto de leche? En los hombres, el hematocrito debe estar entre un 40% y un 52%; en las mujeres, debe estar entre un 35% y un 46%. Un nivel de hemoglobina o un porcentaje de hematocrito bajos son claros indicadores de que la persona está anémica.

 


Mean Corpuscular Volume (MCV) – Volumen corpuscular medio

La prueba del volumen corpuscular medio (MCV por su sigla en inglés) mide el tamaño de los glóbulos rojos. La presencia de glóbulos rojos más grandes puede indicar anemia por falta de vitamina B6 ó de ácido fólico. La presencia de glóbulos rojos más pequeños puede indicar anemia por falta de hierro. Algunos medicamentos anti VIH, como AZT (Retrovir), pueden provocar un aumento del MCV sin llegar necesariamente a causar anemia.

 

 


Mean Corpuscular Hemoglobin (MCH) – Hemoglobina corpuscular media

El análisis de la hemoglobina corpuscular media (MCH, sigla en inglés) mide la cantidad de hemoglobina en los glóbulos rojos. Para el cálculo de este valor se usa la hemoglobina y el hematocrito. Los niveles bajos indican anemia.

 

 

 


Mean Corpuscular Hemoglobin Concentration (MCHC) – Concentración de la hemoglobina corpuscular media

La prueba para determinar la concentración de la hemoglobina corpuscular media (MCHC, sigla en inglés) mide la cantidad de hemoglobina en los glóbulos rojos. Para el cálculo de este valor se usa la hemoglobina y el hematocrito. Los niveles bajos indican anemia.

 

 

 


Red Cell Distribution Width (RDW) – Amplitud de distribución de los glóbulos rojos

Los glóbulos rojos pueden tener distintos tamaños. La amplitud de distribución de los glóbulos rojos (RDW por su sigla en inglés) brinda un rango de estos diferentes tamaños a partir de una muestra de sangre. Si basándose en otros recuentos sanguíneos se sospecha que existe anemia, comúnmente se usan los resultados de la prueba de RDW junto con los de MCV para descubrir cuál podría ser la causa de la anemia.

 

 


Platelets – Plaquetas

Las plaquetas son células diminutas producidas por la médula ósea, que ayudan a que la sangre forme coágulos en el caso de un corte o de una lastimadura. En las personas con cáncer, enfermedades sanguíneas o artritis reumatoide, se puede observar un número elevado de plaquetas. Una disminución en el recuento de plaquetas se conoce como trombocitopenia. Hay muchas causas posibles para la trombocitopenia, tales como un trastorno del sistema inmunológico que hace que los anticuerpos creados por el bazo destruyan las plaquetas (la púrpura trombocitopénica idiopática, o ITP por su sigla en inglés). Esta condición puede causar problemas y con frecuencia, exige atención médica de urgencia. El tratamiento del VIH puede revertir la trombocitopenia, pero algunas veces puede hacer que los niveles de las plaquetas suban mucho (trombocitosis), lo que puede aumentar el riesgo de formación de coágulos en la sangre.

 


Mean Platelet Volume (MPV) – Volumen promedio de las plaquetas

Esta prueba mide el volumen (tamaño) promedio de las plaquetas. Se ha comprobado que un MPV mayor que el normal está vinculado a un mayor riesgo de ataques cardíacos y derrames cerebrales.

 

 

 


Differential – Diferencial

El diferencial indica la separación de los distintos tipos de glóbulos blancos, llamados también leucocitos. En realidad, hay dos tipos principales de glóbulos blancos: los fagocitos y los linfocitos. Los fagocitos atacan directamente a los gérmenes, y forman una poderosa muralla de protección contra ciertas infecciones. Los linfocitos, que incluyen a las células T, juegan un papel fundamental en la lucha contra las infecciones crónicas, como la del VIH.

 


Neutrophils – Neutrófilos

Los neutrófilos deben representar un valor entre el 38% y el 80% del recuento total de glóbulos blancos. Habitualmente, este porcentaje es mayor cuando existe una infección bacteriana. Si este porcentaje es bajo, podrás correr mayor riesgo de desarrollar una enfermedad a causa de una infección bacteriana. Si multiplicas el porcentaje de neutrófilos por el número total de glóbulos blancos, obtendrás el valor "absoluto" de estas

 


Lymphocytes – Linfocitos

El porcentaje de linfocitos, que incluyen a las células T, las células B y las células asesinas naturales (NK, por su sigla en inglés), debe ser del 15% al 49% del recuento total de glóbulos blancos. Las infecciones virales, como la producida por el VIH, pueden aumentar o reducir el porcentaje total de linfocitos. Si multiplicas el porcentaje de linfocitos por el número total de glóbulos blancos, obtendrás el valor "absoluto" de estas células.

 


Monocytes – Monocitos

Los monocitos son un tipo de fagocito. Maduran dentro de los macrófagos, las células que comen o destruyen a los gérmenes. Si el número de monocitos es bajo, aumenta el riesgo de enfermarse a causa de una infección, particularmente las causadas por una bacteria. Si multiplicas el porcentaje de monocitos por el número total de glóbulos blancos, obtendrás el valor "absoluto" de estas células.

 


Eosinophils – Eosinófilos

En las personas con alergias o infecciones parasitarias puede observarse un número alto de eosinófilos, un tipo de fagocito que produce la proteína antiinflamatoria llamada histamina. Si multiplicas el porcentaje de eosfinófilos por el número total de glóbulos blancos, obtendrás el valor "absoluto" de estas células.

 

 


Basophils – Basófilos

Estas células son las responsables de controlar la inflamación y el daño a los tejidos del cuerpo, tales como la inflamación del hígado causada por la hepatitis. Si multiplicas el porcentaje de basófilos por el número total de glóbulos blancos, obtendrás el valor "absoluto" de estas células.

 

 

© 2014 Smart + Strong. All Rights Reserved. terms of use and your privacy