A Smart + Strong Site
Subscribe to:
E-newsletters
POZ magazine
JOIN AIDSMEDS YouTube
Lecciones del VIH y del SIDA Sífilis y neurosífilis

email

¿Qué es?

La sífilis es una infección bacteriana (Treponema pallidum) cuya vía de contagio más frecuente  es el contacto sexual. La infección generalmente desarrolla  enfermedad en un transcurso de varios años. En las etapas tempranas, la sífilis causa enfermedad en los órganos genitales, en las membranas mucosas y en la piel. Sin tratamiento la sífilis puede conducir a problemas graves, tales como problemas en el corazón, problemas neurológicos (neurosífilis), ceguera, demencia y la muerte.

Las tasas de infección por sífilis han aumentado en los Estados Unidosdesde 1996, especialmente entre hombres que tienen sexo con otros hombres.

La sífilis se transmite de persona a persona mediante el contacto directo con una úlcera o lesión sifilítica, habitualmente durante el sexo anal, vaginal u oral. Las mujeres embrazadas que padecen la enfermedad la pueden transmitir a sus bebés. La sífilis no se  contagia a través de asientos de inodoro, picaportes de puertas, piscinas, bañeras/tinas, prendas de vestir o utensilios de cocina.

Mientras que los problemas de salud que ocasiona la sífilis en adultos y recién nacidos son graves, las úlceras genitales provocadas por la sífilis también facilitan la transmisión o adquisición del VIH por vía sexual.

¿Cuáles son los síntomas de la sífilis?

La sífilis es una enfermedad que se desarrolla en varias etapas diferentes. Los síntomas de la sífilis dependen de la etapa de la enfermedad.

Sífilis primaria: En la mayoría de los casos, el único síntoma evidente de la sífilis primaria es una úlcera indolora, llamada "chancro", que aparece dentro de las dos a seis semanas después de que la persona se infectó con el T. pallidum. Por lo general, la úlcera aparece en el pene, la vulva, la vagina o el ano. También puede aparecer en el cuello del útero, la lengua, los labios y en otras partes del cuerpo. La úlcera suele curarse sin tratamiento en pocas semanas. Éste es el aspecto de una úlcera de sífilis o "chancro":

El VIH se transmite con mayor facilidad cuando estas úlceras están presentes. Una persona VIH positiva, que tiene una úlcera de sífilis, es mucho más "infecciosa" (es decir, tiene más probabilidades de transmitir el VIH) que alguien que no tiene chancros. De la misma manera, las personas VIH negativas que tienen una úlcera de sífilis corren más riesgo de infectarse con el VIH si tienen relaciones sexuales sin protección con alguien VIH positivo.

Si padeces de sífilis primaria y no recibes tratamiento, posiblemente la infección evolucione a sífilis secundaria.

Sífilis secundaria: El síntoma más común de la sífilis secundaria es una erupción de lesiones pequeñas y parecidas a las de la viruela (por lo general, de color castaño rosáceo), que al agruparse tienen el aspecto de un sarpullido que no genera picazón. Si bien pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, los síntomas clásicos de la sífilis secundaria son el sarpullido en las palmas de las manos y las plantas de los pies. Éste es el aspecto del sarpullido:

¡Estas lesiones son extremadamente contagiosas! Si la piel está lastimada, se pueden diseminar las bacterias. También pueden tardar muchas semanas o meses en curarse, y si no se las trata es posible que vuelvan a aparecer.

La sífilis secundaria puede desarrollarse después de meses a años de padecer la sífilis primaria, y puede durar dos años o más. Otros síntomas posibles de sífilis secundaria incluyen la presencia de fiebre, fatiga, dolor y la formación de protuberancias/bolitas en las zonas húmedas del cuerpo que parecen verrugas genitales.

Sífilis latente: La sífilis latente (oculta) se diagnostica cuando la persona ha generado anticuerpos contra la bacteria pero no tiene ningún síntoma de infección. Si bien alguien que tiene sífilis latente generalmente no se considera contagioso (esto significa que es muy poco probable que transmita la bacteria a otros), se recomienda el tratamiento para prevenir complicaciones graves durante las etapas tardías de la enfermedad.

La sífilis latente se puede dividir en latente temprana o latente tardía, dependiendo de cuánto tiempo la persona haya tenido la infección. Las personas con sífilis latente tardía (aquellas personas que han estado infectadas durante al menos un año) o sífilis latente de duración desconocida (aquellas personas que no saben cuándo adquirieron la infección) requieren hacer un tratamiento más agresivo que aquellas personas que tienen una infección latente temprana (que han estado infectadas por menos de un año).

Sífilis terciaria: Si la sífilis primaria, secundaria o latente no recibe tratamiento, la bacteria puede diseminarse y causar daño en órganos internos, incluyendo el cerebro, los nervios, los ojos, el corazón, los vasos sanguíneos, el hígado, los huesos, y las articulaciones. Esto puede conducir a una variada gama de problemas graves para la salud, los cuales incluyen infartos, parálisis, aneurismas y enfermedad del corazón.

Neurosífilis: Esto ocurre cuando el T.Pallidum infecta el cerebro o la médula espinal (sistema nervioso central). La infección puede ocurrir durante cualquier etapa de la sífilis y puede causar daños neurológicos graves, incluyendo parálisis, falta de sensibilidad física, ceguera y sordera graduales. La neurosífilis puede ser lo suficientemente grave como para causar incapacidad permanente o la muerte. Los estudios han demostrado que las personas VIH positivas infectadas con el T. Pallidum  tienen más probabilidades de desarrollar neurosífilis, aún durante las etapas tempranas de la infección.

¿Cómo se diagnostica la sífilis?

La sífilis se conoce como "la gran simuladora." Esto se debe a que muchos de los síntomas de la sífilis son los mismos que se advierten en otras enfermedades. Por lo tanto, hace falta realizar análisis de laboratorio para diagnosticarla.

Existen dos maneras para diagnosticar la sífilis. Si tienes una úlcera (sífilis primaria) o lesiones parecidas a las de la viruela (sífilis secundaria), tu doctor puede tomar una pequeña muestra y enviarla al laboratorio para que se examine bajo un microscopio. También puede tomar una muestra de sangre y enviarla al laboratorio para su análisis. Durante las dos o tres primeras semanas de infección, existe la posibilidad de que un análisis de sangre resulte negativo, cuando en realidad, eres positivo (un resultado negativo falso). Usando la misma muestra de sangre, se puede efectuar otro análisis para confirmar la presencia o ausencia de la bacteria.

Si tienes señales o síntomas de neurosífilis, tu proveedor de atención médica puede obtener muestras del líquido cefalorraquídeo para detectar la presencia del T .pallidum. Esto ayuda a tu proveedor de atención médica a determinar si estás padeciendo otros problemas neurológicos con síntomas similares. Sin embargo, en las personas que viven con VIH puede resultar más difícil diagnosticar la neurosífilis.

¿Cómo se trata la sífilis?

Las inyecciones de penicilina son el tratamiento más eficaz para la sífilis. En realidad, la penicilina es una cura para la sífilis. La cantidad de penicilina que se utiliza para tratar la sífilis depende de la etapa de infección. No hay suficientes estudios para recomendar alternativas para las personas que son alérgicas a la penicilina. Para dichos individuos se recomienda que hagan un tratamiento de insensibilización a la penicilina. Aquellos que no pueden tolerar la penicilina o que hacen un tratamiento de insensibilización pueden usar otros medicamentos. Sin embargo, tu proveedor de atención médica debe controlarte cuidadosamente para asegurarse de que el tratamiento sea exitoso y para prevenir que el T. pallidum desarrolle resistencia a esos tratamientos.

Sífilis primaria y secundaria:Habitualmente, para las personas VIH negativas y VIH positivas, una sola inyección de penicilina es suficiente. Sin embargo, algunos expertos recomiendan que las personas VIH positivas reciban una inyección por semana durante tres semanas consecutivas (un total de tres inyecciones). A menudo, ésto depende de las condiciones generales del sistema inmunológico: cuanto menor sea el recuento de células CD4, menos probabilidades habrá de que la sífilis se cure con una sola inyección. En ambos casos, es conveniente efectuar análisis de sangre de control para asegurarse de que el tratamiento realmente haya curado la sífilis.

Sífilis latente: Las personas VIH negativas y positivas con sífilis latente temprana, generalmente son tratadas con una inyección de penicilina (las personas VIH positivas con sífilis latente temprana, primero deberían hacerse una prueba de neurosífilis, para determinar si necesitarán un tratamiento intensificado). Las personas VIH negativas y VIH positivas con sífilis latente tardía (o aquellas que no saben desde cuando están infectadas con sífilis) deberían recibir una inyección de penicilina cada semana durante tres semanas (un total de tres inyecciones).

Sífilis terciaria: Las personas VIH negativas y VIH positivas con sífilis terciaria deberían recibir una inyección de penicilina cada semana durante tres semanas (un total de tres inyecciones). También deberían hacerse un examen para establecer si existen signos y síntomas de neurosífilis y así determinar si necesitan un tratamiento más agresivo con antibióticos. Las guías de tratamiento de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, siglas en inglés) recomiendan siempre que sea posible, que las personas con sífilis terciaria estén bajo el cuidado médico de un especialista en enfermedades infecciosas experimentado.

Neurosífilis: Para tratar la neurosífilis, generalmente es necesario recurrir a la internación. El tratamiento consiste en el suministro de penicilina por vía intravenosa (IV) cada cuatro horas durante un máximo de dos semanas.

Las inyecciones de penicilina se aplican directamente en el músculo de los glúteos. Es posible que te duelan los glúteos durante varios días después de haber recibido la inyección. Si sabes que eres alérgico a la penicilina, es muy importante que se lo comuniques a tu doctor antes de que te apliquen la inyección. Si eres alérgico a la penicilina se pueden usar otros antibióticos.

Algunas personas se enferman después de recibir una inyección de penicilina por primera vez. Esto se debe a la "reacción de Herxheimer", llamada así por el médico alemán que la advirtió por primera vez en 1895. Las inyecciones de penicilina actúan muy rápidamente contra la bacteria que causa la sífilis, lo que puede causar que las bacterias liberen altos niveles de toxinas al morir. Esto puede provocar síntomas tales como: fiebre alta, sudores intensos, sudores nocturnos, náuseas y vómitos. Los síntomas de la reacción de Herxheimer suelen desaparecer a las pocas horas y por lo general, pueden controlarse con aspirinas, antiinflamatorios no esteroides, Benadryl, calmantes, relajantes musculares u otros medicamentos. Para estudiar tus opciones, deberías consultar con tu médico o con tu enfermera.

En general con la isífilis no se ha reportado el síndrome llamado síndrome inflamatorio de reconstitución inmunológica (SIRI), en el que el tratamiento antirretroviral puede exacerbar los síntomas de una enfermedad oportunista debido a una respuesta más fuerte del sistema inmunológico.

¿Es posible prevenir la sífilis?

Sí. Si dos personas que tienen relaciones sexuales saben que no están infectadas y no tienen relaciones con otras personas, no pueden contraer la sífilis. Si tienes relaciones sexuales y no sabes si la otra persona tiene sífilis, una buena opción para protegerte es usar un condón de látex durante el sexo anal o vaginal. Sin embargo, los condones no brindan una protección absoluta, porque las úlceras o lesiones de sífilis pueden estar en zonas no cubiertas por el condón.

Se debe hacer una prueba para detectar sífilis en la primera visita de cuidado prenatal en las mujeres embarazadas. Esto es para prevenir el daño al bebé y para permitir que la mujer reciba tratamiento y que no le pase la sífilis al bebé durante el parto. Las mujeres embarazadas deben saber que una reacción alérgica a la penicilina puede provocar un parto prematuro o dificultades al feto.

La sífilis se puede curar–y no provocará lesiones graves a los órganos- si se detecta y trata en las etapas más tempranas. Si adviertes que tienes úlceras inusuales en/o alrededor de los genitales, o si crees que puedes haber tenido relaciones sexuales con alguien que tiene sífilis, es conveniente que hables con tu proveedor de atención médica acerca de la posibilidad de realizar un análisis. De hecho, si tienes relaciones sexuales con muchas personas, deberías contemplar la posibilidad de hacerte un análisis regularmente. Sólo se trata de un análisis de sangre.

Por último, es importante que sepas que si bien una infección de sífilis se puede tratar y curar, puedes infectarte nuevamente en el futuro.

¿Hay tratamientos en desarrollo para la sífilis?

Si estás interesado en participar en algún estudio clínico con nuevas terapias para el tratamiento de la sífilis, existe una página interactiva dirigida disponible para averiguar acerca de los estudios clínicos es AIDSinfo.nih.gov, un sitio dirigido por los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos (National Institutes of Health). Dichas páginas tienen "especialistas en información sobre la salud", con los que te puedes comunicar llamando al número gratuito 1-800-HIV-0440 (1-800-448-0440).

Anterior

email


Última revisión: 6/13/2009

El contenido de esta lección fue escrito por el fundador y los escritores de AIDSmeds.com, y revisado por nuestro editor médico, el Dr. Howard Grossman. Podrás encontrar una biografía de nuestro equipo de escritores en la página "About Us."

Enlaces
Prevención del VIH
Recien Diagnosticados
¿Recién te enteraste?
Directorio De Servicios
Blog
Foros
Lecciones
Índice de lecciones
Colapsar todo

[ about AIDSmeds | AIDSmeds advisory board | our staff | advertising policy | advertise/contact us]
© 2014 Smart + Strong. All Rights Reserved. Terms of use and Your privacy.
Smart + Strong® is a registered trademark of CDM Publishing, LLC.